Así lo calculó la Agencia Espacial Europea en base a la trayectoria de la Tiangong-1, de 8,5 toneladas que reentrará en la atmósfera en unas semanas. Los posibles lugares en donde podrían caer los restos de una estación espacial chica son Bariloche, Neuquén, Bahía Blanca o Viedma.

 

El suceso ocurrirá entre fines de marzo y principios de abril. Puede suceder sobre los territorios de algunos países como España, USA, Argentina o Nueva Zelanda.

 

La estación espacial china Tiangong-1 (en chino, Palacio estelar-1), fue puesta en órbita el 30/11/11 como parte de un ambicioso proyecto científico que tiene como objetivo convertir a China en una superpotencia espacial. Pero desde 2016, la estación espacial fue abandonada y reemplazada por el Tiangong-2, lo que devino en su pérdida de control y su descenso inevitable hacia la Tierra.

 

Fue después en 2016 cuando la Administración Espacial Nacional China (CNSA), confirmó la pérdida de control de su estación espacial, y ante el hermetismo de los funcionarios chinos desde ese entonces, Europa debió responder ante las múltiples inquietudes que surgen en todo el mundo: cuándo y dónde caerá esa colosal estructura.

 

Así, la Oficina de Residuos del Espacio de la Agencia Espacial Europea (ESA) calculó esta semana que la Tiangong-1, un laboratorio orbital de la Administración China del Espacio (CNSA), reentrará en la atmósfera terrestre en forma descontrolada entre los días 29/03 y 9/04l de 2018.

 

La Tiangong-1 mide 10,4 metros de longitud y está compuesta por dos cilindros de un tamaño similar: en uno se encuentra un módulo de servicio y en el otro un módulo de experimentación.

 

 

“Es muy poco probable que los restos de este reingreso golpeen a cualquier persona o dañen significativamente cualquier propiedad. El único caso conocido de desechos espaciales que golpea a una persona es la ama de casa Lottie Williams de Tulsa, Oklahoma, quien fue golpeada por un pequeño pedazo de escombros espaciales en 1996, pero no sufrió daños de ninguna manera significativa”, explicaron desde The Aerospace Corporation, una empresa estadounidense que emplea a 3500 personas y brinda asistencia técnica, científica y aeroespacial al programa de Seguridad Espacial de USA (NSS, por sus siglas en inglés) sobre la probabilidad de caída de restos de la estación espacial.

 

 

“Dependiendo de la hora del día y la visibilidad de la nube, la reentrada puede aparecer como múltiples rayas brillantes que se mueven por el cielo en la misma dirección. Debido al tamaño relativamente grande del objeto, se espera que haya muchas piezas que vuelvan a entrar juntas, algunas de las cuales pueden sobrevivir al reingreso y aterrizar en la superficie de la Tierra”, señaló.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre

Resolver : *
26 × 4 =