Murió el Cabo de la Policía Provincial, Gonzalo Ezequiel Araujo (28) quien se había pegado un tiro en febrero pasado con su arma reglamentaria en Tolhuin. Milagrosamene había sobrevivido al hecho pero con secuelas irreversibles y luego de sufrir una descompensación que lo llevó a tener cinco infartos falleció.

Recordemos que el cabo Araujo abandonó su guardia ese 13 de febrero en la Unidad Regional Centro de la Policía Provincial en Tolhuin y se dirigió a la zona del cerro Jeujepén donde se disparó en la cabeza con el arma reglamentaria, calibre 9 milímetros.

Inicialmente la causa investigó a una persona allegada al joven efectivo policial (ver), y todo se presumió que quedó en un problema sentimental familiar.

Luego de un tiempo en el Hospital y luego de varias operaciones Araujo acompañado por su familia pudo salir de Terapia y con el paso del tiempo recobrar el alta médica del Hospital de Rio Grande, aunque con secuelas irreparables.

Anoche cuando se encontraba postrado en su casa de Tolhuin donde tuvo una descompensación y un paro cardíaco, siendo reanimado por los médicos del centro asistencial de aquella localidad.

Siendo inmediatamente derivado al Hospital Regional Río Grande, cordón sanitario mediante, Araujo falleció finalmente al quinto paro cardíaco sufrido, resultando infructuoso todo intento médico de resucitación.

Fuente: Crónicas Fueguinas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre

Resolver : *
12 − 10 =