martes 20 de abril de 2021 - Edición Nº1853
La Contratapa TDF » Nacionales » 25 mar 2021

CORONAVIRUS

Proponen que se utilice Ivermectina en pacientes afectados con Covid-19 en Tierra del Fuego

Se trata de un proyecto del Movimiento Popular Fueguino (MPF) en la Legislatura, que podría ser aprobado este jueves en la primera sesión ordinaria del año. Piden al Gobierno que se autorice el uso terapéutico de Ivermectina en pacientes afectados con Covid-19. Estudios recientes lo desaconsejan.


A través de un proyecto de Resolución, el bloque de legisladores del Movimiento Popular Fueguino (MPF) proponen al Gobierno que se utilice ivermectina en pacientes afectados por coronavirus en Tierra del Fuego. La iniciativa forma parte del Orden del Día previsto para la primera sesión ordinaria de este año, que se realizará este jueves.

Entre sus fundamentos, el proyecto menciona que "en varias provincias del país como en Misiones, Corrientes, Tucumán y La Pampa, se autorizó oficialmente el uso de la droga ivermectina con relación a la búsqueda alternativas terapéuticas para el restablecimiento de la salud de los pacientes internados que padecen el virus SARS-COV-2 (Covid-19)".

"La ivermectina es una droga antiparasitaria de amplio use en medicina humana y veterinaria. Se utiliza en el mercado legal hace más de 40 años, con dosis definidas para conservar un patrón de tolerancia y seguridad para indicaciones conocidas. Su amplia disponibilidad y precio accesible nuevo protagonismo durante la pandemia, sobre todo tras la publicación de estudios in vitro (en laboratorio) que indicaron que la ivermectina; un potencial inhibidor de la replicación viral del SARS-CoV-2, el virus que produce el COVID-19", señala la propuesta.

Desde el bloque del MPF reconocen que "si bien su uso para prevenir o tratar el coronavirus no está autorizado por la Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT), ni recomendado por sociedades científicas, ha dado múltiples muestras del efecto positivo deteniendo y reduciendo las innumerables consecuencias que la enfermedad ocasiona en los pacientes afectados".

"A modo de fundamentación a lo propuesto, citamos que en el mes de junio próximo pasado, científicos australianos del Instituto Discovery de Biomedicina de la Universidad Monash, en Melbourne, y del Instituto Peter Doherty de Infecciones e Inmunidad de la Universidad de Melbourne, publicaron un estudio en el que indican que la ivermectina detiene la replicación del SARS-CoV-2 y es capaz de matar el virus en un período de 48 horas", citan.

Y agregan: "Luego de esta publicación científica, la ANMAT autorizó el comienzo de un ensayo clínico para evaluar la eficacia de la ivermectina en la reducción de la replicación del SARS-CoV-2 en estadios tempranos de COVID19".

"El estudio fue llevado a cabo por un consorcio público-privado formado por el Instituto de Investigaciones de Enfermedades Tropicales de la Universidad Nacional de Salta, el Centro de Investigación Veterinaria de Tandil (CIVETAN, CONICET-UNCPBA-CICPBA), la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), la Unidad de Virología y Epidemiología Molecular del Hospital "Prof. Dr. Juan P. Garrahan" y el Laboratorio Elea Phoenix", señalaron.

Además, desde el MPF explicaron que "en septiembre último, el CONICET comunicó que el estudio, realizado sobre 45 pacientes con enfermedad leve a moderada, "arrojó que la administración de ivermectina a dosis de 0,6 miligramos por kilo de peso (el triple de lo usado habitualmente) produce la eliminación más rápida y profunda del virus cuando se inicia el tratamiento en etapas tempranas de la infección (hasta 5 días desde el inicio de síntomas)".

"Otro ensayo clínico se realizó en el Hospital Eurnekian, ubicado en el partido de Ezeiza, Provincia de Buenos Aires. Entre junio y diciembre de 2020, participaron 162 agentes de salud que recibieron ivermectina (0,2 mg por kg de peso) como profilaxis. En el estudio se demostró que si bien algunos de los participantes aún están completando el esquema terapéutico (8 semanas de tratamiento y 16 de mantenimiento), a la fecha no se registraron infecciones por COVID-19 en ninguno de los 162 sujetos durante el período mencionado al principio", agregaron.

Ornar Sued, presidente de la SADI, señaló públicamente que "la información todavía es muy limitada y que la SADI está revisando la última información disponible para evaluar si tienen que cambiar su posición. Lo que podemos decir es que no podemos estar ni en contra ni a favor y que lo que hay todavía no es suficiente como para considerar un tratamiento de primera línea".

"Pese a la insuficiente evidencia, en América Latina la ivermectina se reparte dentro de programas oficiales de gobierno. Los gobiernos de Honduras, Guatemala y El Salvador emprendieron programas de repartición de kits de medicamentos con vitaminas, paracetamol, antibióticos y el antiparasitario ivermectina, no solo para los casos detectados positivos, sino también como tratamiento preventivo para pacientes que presentaban algunos síntomas leves", detalla el proyecto.

La ivermectina en la Argentina se usa en dosis de 0.2 a 0,4 como máximo por miligramo por kilo de peso para tratamiento de diferentes parasitosis. El trabajo que cambió la mirada en cuanto a este fármaco, como posibilidad de ser usada como tratamiento antiviral, surge de un estudio hecho en Australia, donde se demostró de forma invitro (placa de laboratorio) que células infectadas por el coronavirus, y utilizando 0,6 miligramos por kilo de peso, inhibía el desarrollo viral y en menos de 48 horas desaparecía.

"Por lo expuesto, desde el Bloque del Movimiento Popular Fueguino consideramos que en el marco pandémico mundial y en el complejo contexto epidemiológico nacional y provincial corresponde proceder a la búsqueda de alternativas terapéuticas para el restablecimiento de la salud de los pacientes afectados con el virus COVID-19 y entendernos la aplicación de la ivermectina como una opción viable, que ha mejorado la calidad de vida considerablemente de los pacientes afectados en muy corto plazo", afirmaron.

Mencionan, además, que en nuestro país la ivermectina "está incluida en los protocolos para pacientes con coronavirus y en la política oficial para la profilaxis en personal sanitario en las provincias de Misiones, Salta, Chaco, Corrientes, Tucumán y La Pampa. Otras provincias están analizando la situación y mostraron interés en la medicación. Paralelamente, las farmacias de todo el país vieron un incremento de esta droga en las recetas suscriptas".

De este modo, el proyecto solicita al Gobierno que "a través del Ministerio de Salud implemente en el protocolo sanitario, el uso terapéutico de ivermectina en pacientes afectados con Covid-19 como alternativa terapéutica para el pronto restablecimiento de su salud".

Por último, establecen un plazo de 30 días "a partir de la aprobación de la presente resolución, para que el Ministerio de Salud proceda resolver en el ámbito provincial la conveniencia o no de la aplicación de ivermectina en los pacientes que padezcan Covid-19, informando a la Legislatura".

La Unión Europea desaconsejó su uso

El pasado lunes 22 de este mes, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) desaconsejó la utilización del antiparasitario ivermectina en la prevención o el tratamiento del coronavirus por fuera de ensayos clínicos controlados.

La EMA concluyó que “los datos disponibles no apoyan su uso para el COVID-19 por fuera de ensayos clínicos”, informó la agencia con sede en Amsterdam en un comunicado. “Otros estudios son necesarios para sacar conclusiones sobre la eficacia y la inocuidad del producto en la prevención y el tratamiento del COVID-19”, reza el flamante escrito.

La eficacia de la ivermectina contra el coronavirus, a veces presentada en las redes sociales como remedio “milagro”, no está demostrada científicamente. El empleo de esa medicina como tratamiento contra la enfermedad no está autorizado en la Unión Europea, y la EMA no recibió “ninguna petición para tal utilización”, precisó el regulador europeo.

La ivermectina es un medicamento barato para uso veterinario y humano utilizado contra parásitos, como la sarna, la oncocercosis y los piojos. Sin embargo, si bien un estudio australiano publicado en abril de 2020 observó una eficacia in vitro (en laboratorio) de la invermectina contra el virus SARS-CoV-2, esta no está demostrada en el hombre, puesto que hasta ahora los ensayos fueron limitados y con muchos sesgos.

Además, muy a menudo los tratamientos in vitro no pueden trasladarse al ser humano, especialmente porque no pueden administrarse las mismas concentraciones de medicamentos.

En Estados Unidos, médicos reunidos en un grupo llamado “Front line COVID-19 Critical Care Alliance” defienden con ahínco este medicamento. Su máximo responsable, el doctor Pierre Kory, aseguró incluso en diciembre que su eficacia había sido probada ante una comisión del Senado estadounidense.

En Francia, un sitio de Internet que promueve terapias llamadas alternativas y fuente de falsas informaciones afirmó por su parte el mes pasado que “todas las pruebas científicas muestran la eficacia de la ivermectina”.

Este tipo de afirmaciones proliferaron especialmente en los últimos meses en América Latina. El 5 de enero, el presidente brasileño Jair Bolsonaro, que ya había promovido la hidroxicloroquina como medicamento eficaz contra el COVID-19, defendió el uso de la ivermectina en Twitter.

La hidroxicloroquina es también un medicamento antiparasitario promovido al principio de la pandemia igualmente por otros dirigentes como Donald Trump, pero cuya eficacia tampoco fue probada por la ciencia.

Para apoyar ambos medicamentos se emplea a menudo la misma retórica en las redes sociales, según la cual las autoridades los ignoran porque son baratos y por tanto no rentables para la industria farmacéutica.

Estudios “poco concluyentes”

En Francia, los políticos euroescépticos Nicolas Dupont-Aignan, François Asselineau y Florian Philippot reclamaron la semana pasada al ministro de Sanidad, Olivier Véran, información sobre los tratamientos posibles del COVID-19, citando la hidroxicloroquina, la vitamina D y la ivermectina.

En realidad, “la mayoría de estudios clínicos (publicados) recientemente sobre el tema son poco concluyentes, la mayoría son o bien prepublicaciones no validadas por colegas, o bien, cuando son publicados, se trata de estudios con sesgos metodológicos de manera que los resultados son difícilmente interpretables y no permiten sacar conclusiones”, resume la Sociedad Francesa de Farmacología y de Terapéutica.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), su homóloga sudafricana (SAHPRA) y las autoridades sanitarias mexicanas también afirmaron públicamente que la ivermectina no se considera como un tratamiento anticovid, debido a la falta de datos científicos fiables y sólidos.

En cuanto a Unitaid, la organización internacional de compras de medicamentos para los países pobres que vigila de cerca todo tratamiento potencial contra el COVID-19, estima que hay “datos preliminares prometedores”, pero que “hay que esperar los resultados de otros ensayos”, antes de prever eventualmente nuevas etapas.

“Para estar seguro al 100% de la eficacia de un medicamento, hacen falta resultados de ensayos aleatorios controlados de mayor envergadura” de lo que se ha hecho hasta ahora, explica a la agencia de noticias AFP el profesor Kim Woo-joo, profesor del departamento de enfermedades infecciosas en el hospital universitario de Corea, en Seúl.

El fármaco antiparasitario controversial no acorta el tiempo de recuperación en las personas con casos leves de la enfermedad, de acuerdo con un ensayo aleatorio controlado publicado días atrás en la prestigiosa revista científica JAMA.

“La ivermectina se está usando actualmente ampliamente”, advirtió Eduardo López Medina, médico e investigador del Centro de Enfermedades Infecciosas Pediátricas en Cali, Colombia, que dirigió el nuevo ensayo. “En muchos países en las Américas y en otras partes del mundo forma parte de los lineamientos nacionales de tratamiento del COVID-19”.

En el nuevo estudio, López Medina y sus colegas asignaron aleatoriamente a más de 400 personas que recientemente habían desarrollado síntomas leves de COVID-19 que tomaran un esquema de cinco días de ivermectina o placebo. Encontraron que los síntomas de coronavirus duraron alrededor de 10 días en las personas que recibieron el fármaco, en comparación con los 12 días de quienes recibieron el placebo, una diferencia estadísticamente insignificante.

“Es importante recordar que la ivermectina no es una droga inocua y aún a dosis terapéuticas puede provocar efectos adversos, los cuales, si bien son mayormente leves, a veces pueden llegar a ser graves. Tal como lo recomienda la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), no debería usarse ivermectina para el tratamiento y/o profilaxis del SARS-CoV-2, al margen de estudios bien diseñados, debidamente registrados, y que sean éticamente aceptables”, precisó consultado por este medio el infectólogo Lautaro de Vedia, ex presidente de la institución.

 

Fuente: Critica Sur

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS